Alcohol vs Sueño







Una de las cosas malas que provoca el alcohol es que mientras lo ingieres, te funciona como un combustible y te vuelve una máquina imparable que derrocha diversión y alegría por todos lados, sin embargo, el precio de éste combustible es que al día siguiente terminas como un muñeco de trapo. La resaca y los dolores de cabeza te hacen prometerte que ya no volverás a beber una copa en toda tu vida, sin embargo, cuando llega el fin de semana te olvidas de todas tus promesas y vuelves a caer en el alcohol. Éste tipo si que se pasó de copas, y esto lo podemos comprobar con solo ver como lucha por no quedarse dormido.

la caida de un borracho



Comentarios cerrados.